CONSUMIDOR | 02.07.13


Con siete mil millones de personas en el mundo es sorpresivo que en lo que respecta a los valores de estilo de vida fundamentales centrados en la familia, la educación y la religión, somos más parecidos que diferentes. Sin embargo, nuestras diferencias de compra pueden variar considerablemente dependiendo del lugar donde vivimos.


Nuevos hallazgos del estudio Nielsen Global Survey of Consumer Shopper Behavior, que incluyó a más de 29 mil entrevistados online de 58 países, revelaron cómo compran los consumidores alrededor del mundo y qué es lo que determina la intención de compra de ciertas categorías.


Apreciar las similitudes y aprovechar las diferencias

En lo que respecta a las compras, algunos hábitos han sido universales, como la importancia de los precios bajos, la buena calidad y las ofertas. Pero no funcionan las generalidades cuando se trata de satisfacer a los consumidores alrededor del mundo. Entender los hábitos y las diversas necesidades de los consumidores globales es fundamental para el éxito comercial en la actualidad.


Entre regiones, existen claras diferencias comerciales y de actitud que requieren una atención especial. Por ejemplo, la encuesta reveló que los encuestados de Asia-Pacífico compraron impulsivamente y se sintieron atraídos por las marcas de diseño más que en cualquier otra región. Los latinoamericanos fueron compradores bien informados y  leales a la marca. Los norteamericanos y europeos, en gran medida, fueron impulsados a comprar por los precios; y los encuestados en el Medio Este de África consideraron aspectos ambientalistas y estuvieron influidos por profesionales.


Las realidades económicas y la creciente riqueza disponible de los consumidores en los mercados en crecimiento son factores claros en los resultados, los cuales provienen de encuestados que cuentan con acceso a Internet. Los entrevistados de mercados en crecimiento resultaron particularmente consumidores voraces, a menudo excediendo el promedio global en cuanto a la early adoption, la afinidad por las marcas aspiracionales, la investigación y la sensibilidad de trato. Por el contrario, los encuestados en las regiones desarrolladas del mundo se mostraron más escépticos, a ellos los impulsó el precio y fueron menos propensos a ser influenciados por otros.


Para la gran mayoría de los encuestados globales (80%), pasar tiempo de calidad con la familia es el aspecto más importante de la vida. Más de tres cuartas partes creían que la planificación de la familia es esencial (77%) y que el logro de una educación superior es crítico (78%). Y mientras que más de tres cuartas partes de los encuestados globales (76%) afirmó que las mujeres deberían tener influencia sobre las cuestiones importantes en casa, hubo menor alineación global acerca del papel prioritario de la mujer como ama de casa y/o madre.

 

Más de la mitad de los encuestados en la región de Oriente Medio de África (62%) y en Asia-Pacífico (53%) está de acuerdo con que el papel más importante de la mujer es el de ama de casa y/o madre. Estas respuestas fueron significativamente más altas que el promedio mundial de 43%. Menos de un tercio de los encuestados en América del Norte (30%) y Europa (31%) está de acuerdo con esa afirmación. Entre todos los encuestados, más hombres (46%) que  mujeres (39%) consideran que el papel más importante de la mujer es como ama de casa o madre. Sin embargo, la mayoría de ambos sexos está de acuerdo con que las mujeres deben tener influencia en las decisiones importantes del hogar.